El emprendedor por necesidad está abocado al fracaso. MUAJAJA.

¿Qué sabrán ellos de la vida? Si cuando dicen que están en crisis lo dicen porque en vez de ir dos veces al mes al cine, a cenar por ahí y de cubateo o de vacaciones dos veces al año se van una. 10 días a Alicante o a Asturias, bueno los de Valladolid se van a Santander. Yo es que me crié durante muchos años en el Mediterráneo… Por eso no me pongo abrigos de piel en invierno ni una “rebequita” en agosto. ¿Qué sabrán ellos de la vida? Entre tú y yo… No tienen ni idea. Ellos tienen la misma idea de lo que es tener necesidades económicas que la que tenemos tú y yo de ser millonario y autocontrolarse pudiendo tener las cosas a nuestros pies a golpe de talonario. Que no, que no tenemos ni idea, que podemos hacer teorías pero sólo serán eso, teorías.  No tenemos ni idea, vamos a reconocerlo. Como Descartes, poniéndolo todo en duda constantemente. Qué hombre de verdad. Sin duda un filósofo que me impactó y que llevo conmigo desde muy pequeña, sí, él tiene la culpa de que “por qué” y “para qué” aparezcan con mucha frecuencia en las conversaciones en las que estoy presente.  Amigos y amigas, como me dijo mi padre hace muchos años en una conversación en el Parque Berlín de Madrid: necesitamos ponernos un agente que nos alarme cuando estemos perdiendo el norte o equivocándonos; y para los buenos momentos también; un policía siempre alerta. Es el precio de la consciencia y de la responsabilidad, si te pierdes algo por el camino, te las cargas.

Creo que fue cuando tenía 12 años cuando conocí la teoría del emprendedor “por necesidad”; una que dice que el emprendedor por necesidad las tiene todas de su parte para fracasar. Cuanto intelectual hay en este país me da la sensación. Seguro que son de los que sólo pueden ir de vacaciones dos veces al año, que si tienen sed se van a un café bar chill out ideal o los que tienen Zara en favoritos en el iPad (lo reconozco tengo un iPad, vale… Es mini. Pero fue un regalo de empresa. Si no, no me lo hubiera dejado de comprar.) En fin, el caso es que como toda bloguera y persona de bien (de las de verdad, no las de apellido que llevan abrigo de piel y se van a Santander) tengo mi método para redactar y hacer artículos más o menos consistentes. Siempre recurro a la web de la Real Academia Española para buscar las palabras clave del tema sobre el que trata el artículo que escribo.

Y hoy le toca a “necesidad”. Mmm, unas cuantas definiciones y todas con connotación negativa. ¿Se deberá a nuestra tendencia a lo pecador de la pradera? Dice la R.A.E. que necesidad es “aquello a lo cual es imposible sustraerse, faltar o resistirse”. Se podía extraer de ello que la necesidad te lleva a sentir emociones y, por tanto, desarrollar actitudes y comportamientos extremos. ¿Cómo es una persona enamorada, una que lleva sin comer 3 días, una que persigue un mundo mejor aunque se lo esté cargando por el camino, la que está deseando darle un abrazo a esa persona especial que sólo puede ver un par de veces al día o ni eso y realmente necesita un abrazo porque se le viene el mundo encima varias veces al día? ¿De verdad alguien se cree las teorías al 100 %? ¿Busco en la R.A.E. la definición de “teoría”? Pues lo he hecho, y de ninguna se puede extraer que una teoría sea una verdad. Lo siento. ¿Cerrarán algún día los circos, en esos en los que crecen los enanos por generación espontánea, los gurus expertos del emprendimiento y la empresa? ¿Qué son las convicciones? ¿Se puede vivir sin ellas? Claro que, son una necesidad… Es “imposible sustraerse, faltar o resistirse” a ellas. Puedes comportarte sin seguirlas, pero que la conciencia te va a reconcomer y que si es grave te quita el sueño y el hambre es seguro. Venga ya, ¿en serio? ¿Qué emprender por necesidad tiene muchas probabilidades de fracaso? Sed sinceros, el que la ha escrito, RT, faveado, “Me gustateado” y todas esas cosas es de las personas que se van dos veces al año de vacaciones, si no más.

En fin. He aquí una persona con muchas necesidades y poca cobertura, o la justita porque siempre hay personas en peores circunstancias. He aquí una persona que sigue adelante feliz de la vida y con la cabeza siempre activa y un montón de ideas de negocio geniales que desarrollará cuando considere oportuno, si lo considerara, y si no cederlas. He aquí una persona que cuestiona bastante hasta lo cuestionado por filósofos como Descartes y gurusos expertos. En serio, que todos nos hemos dado cuenta estudiando o leyendo unos apuntes de que aquello o estaba mal redactado o era una parte de la realidad, tan sólo un punto de vista; algo incompleto. ¿Y de eso trata la vida, no? De hacer un puzle, o quizá varios, porque suelen faltar piezas. La teoría del emprendedor y de las empresas está igual, incompleta, tomemos lo que nos sirva y dejemos el resto. Mi vida es un libro en blanco, bueno, ya no, que pienso escribir yo, no sé vosotros qué pensabais hacer con la vuestra. ¿Lo habéis pensado al menos, no? Golpe de remo en 3, 2, 1… Eh, que yo me auto golpe de remo varias veces al día, no vale decir que voy de sobrada.

¿Cumplir un sueño, ser feliz, ayudar a la gente? ¿Llegar a fin de mes para dar de comer a tus peques, poder comprarle a tu abuela unos zapatos especiales para sus problemas de salud, pagar el regalo de cumpleaños de tus amigas, hacer la compra lo suficiente para no pasar hambre el día 20, poder irte de vacaciones para desconectar y quitarte esas contracturas que llevan desarrollándose cuál Pokémon Golem en tu cuello? Necesidades emocionales y económicas de toda la vida, intrínsecas a todo ser humano. Así que lo siento, pero según la teoría del emprendedor por necesidad vamos a fracasar todos. Propongo dos alternativas: dirigirnos a algún gurú u organización del Gobierno / emprensa “innovadora y con visión estratégica” de turno para que nos de un curso para emprender o hacer una colecta e irnos de vacaciones, dos veces al año.  Por mi experiencia os diría que pidiéramos los apuntes del curso y el email de un par de profesores y nos largáramos de viaje. Eso sí, si hace falta tren los billetes no se compran a través de la web de Renfe.

NOTA: Si no me créeis y encontráis mis palabras un tanto desafortunadas, siempre podéis intentarlo por vuestra cuenta: emprender en una situación de verdadera necesidad, hacer un curso de emprendedores  o comprar un billete, de forma satisfactoria, en Renfe.es.

NOTA2: Para cualquiera de las tres tareas, como en cualquier viaje o aventura, recomiendo cuatro acompañantes: una persona mejor que vosotros, un iPad (música, película, libros) y ejercicio al aire libre, si puede ser en contacto con la naturaleza, pleno.

estoy impactada

Anuncios

¿Tienes algo qué decir? ¡Compártelo!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s