El absurdo de algunas vidas que por desgracia necesitan audiencia.

¿Qué os ha parecido la foto? Chula, ¿eh? Sencilla, natural, desenfadada. ¿Justo como la mayoría de la gente, verdad?

Curiosa la vida y más curiosa las personas; engañosa, de triquiñuelas, de verdades a medias, de apariencia, de absurdeces, de falsa modestia, de verdadera cobardía.

Curiosa la gente que dedica su tiempo a cotillear a los demás y reírse de ellos y lo considera una noticia que comunicar a sus más allegados y amigos. Gente que pide sinceridad y sin embargo frecuentemente dice comentarios que incitan a todo lo contrario, a contenerse, a parecer lo que no se es, a no decir lo que se piensa y se cree, simplemente para evitarse problemas y para parecer normal. Sin embargo, dicen valorar a gente de principios y convicciones. Pero, perdonadme: ¿no es incompatible una cosa con la otra? Si yo creo que los toros son una masacre y un hábito de mediocres podría relativizarlo y dejarlo pasar en una conversación con taurinos? ¿O estamos en una de esas situaciones de “¿soy guapa?” en las que es mejor no responder porque sólo te piden que digas “eres guapa”, no sinceridad? Gente que luego se considera a sí misma buena gente, en la que se puede confiar… Madre mía, cuanta mediocreidad la de aquellas personas que hacen del critiqueo y el postureo un hábito, y encima lo hacen a la espalda, porque no tienen compromiso ni valentía alguna. Que gran equivocación pensar que el ocio y el sentido del humor no nos definen, que locura pensar que reírse de los demás como hábito, no es un síntoma de un problema bastante serio en nuestras mentes. Solía pensar que la gente comentaba vidas ajenas con motivo de aprender, de hacer un copia y pega de conocimiento y sentimientos para mirar hacia delante y no cometerlos, o al menos, como todo en esta vida y yo la primera, intentarlo. Curiosidad sana, pero no, como dice un anuncio de TV, ¡ERROR! Es saña!

Hace tiempo que la gente habitual y corriente, que no normal lo cual es muy diferente, me aburre miserablemente. Hace tiempo que busco gente que me descoloque, que me abra los ojos o que gire mi mirada unos cuantos grados para ver la vida de una manera diferente; para no encerrarme en mí misma y desde luego, no convertirme en una más del 99 %.

Una lastima que esta gente necesite una audiencia que la aplauda y comparta sus miserias. Un virus que se reproduce exponencialmente y que no tiene cura, porque procede de la voluntad.

¿Debe ser duro no vivir la vida intensamente por miedo al que dirán, no?

Anuncios

¿Tienes algo qué decir? ¡Compártelo!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s